lunes, 3 de agosto de 2009

LA NUTRICION COMO BASE FUNDAMENTAL PARA LA REGENERACION DE MIELINA

“Somos lo que comemos”
Nuestro organismo es un espejo que termina reflejando la dieta que llevamos. Por eso es tan importante la nutrición a la hora de prevenir enfermedades, y si ya las tenemos, todavía más, porque aún estamos a tiempo de regenerar nuestro cuerpo y producir aquello de lo que carecemos y que más necesitamos: La Mielina.

Es necesario tomar conciencia de la importancia de la alimentación en la salud y del papel que juega la nutrición en la evolución de las personas.

Según algunos estudios, los países que consumen mayor cantidad de alimentos ricos en grasas saturadas suelen ser los que presentan mayores índices de enfermos de esclerosis múltiple. Igualmente se ha visto que aquellos países que consumen cantidades más elevadas de ácidos grasos esenciales son los que tienen un número menor de enfermos. Esto podría explicar el hecho de que en los países industrializados del norte o centro de Europa y Asia la incidencia de esta enfermedad es muy elevada, mientras que otros países menos industrializados es menor. También explicaría el que Japón, siendo un país muy industrializado, tenga un porcentaje de enfermos mucho menor que Centroeuropa o Estados Unidos, dado que la dieta japonesa incluye mucha cantidad de soja o pescado azul, alimentos muy ricos en ácidos grasos esenciales.
No nos conformemos con la medicina convencional, cuyos tratamientos no conducen a la curación. Probemos otras terapias que complementen a los fármacos y que son menos agresivas, a la par que eficaces.
Soy muy desconfiado a la hora de embarcarme en nuevas terapias y os aseguro que estudio muy concienzudamente dónde me meto. Por el momento me dan muchas garantías los tratamientos de acupuntura, las sesiones de Reiki y ahora llevo unos días poniendo mucha atención a todo lo que me llevo a la boca. En tan sólo unos días, he experimentado mayor sensibilidad en las manos, ausencia de dolor neuropático y ayer, por primera vez desde el comienzo del brote, pude correr una distancia de 8 kms sin demasiadas molestias.
La clave de la alimentación
Es una prioridad para detener nuestra enfermedad, suprimir por completo las grasas hidrogenadas, que son grasas animales y vegetales, modificadas químicamente, para hacerlas duraderas.
La industria, con fines meramente lucrativos, las utiliza para prolongar artirficialmente la vida de los alimentos, a sabiendas de que está propagando la mayor pandemia mundial de la historia de la humanidad y que es causante de tumores, enfermedades cardiovasculares o por qué no, de nuestra EM.

Por el contrario, hay que basar nuestra dieta en el consumo de grasas no saturadas de origen vegetal, cuya base principal son los aceites de girasol y de oliva virgen extra, siempre de "primer prensado en frío".

Recuerda la norma básica:

NO a las grasas hidrogenadas, presentes en aceites de uso industrial a los que someten a procesos químicos para aumentar su producción y durabilidad a costa de nuestra salud.

a las grasas no saturadas, presentes en aceites de girasol (ácidos grasos esenciales) y de oliva (grasas mono insaturadas) ecológicos de primer prensado en frío.

LA CESTA DE LA COMPRA
Suplementos de ácidos grasos esenciales

Aceite de onagra (Omega-6)
Aceite de borraja (Omega-6)
Aceite de hígado de bacalao
Lecitina de Soja granulada
Semillas de lino
Semillas de sésamo
Inmunoestimulantes
Equinácea
Propóleo
Ajo
Jalea Real
Bayas de Goji

Antiinflamatorios-Vitamina B12

Almejas
Hígado
Riñones
Sesos
Arroz integral basmati
Spaguetti, macarrones, fideos, siempre integrales
Pan integral
Nueces (Omega-3)
Almendras (Omega-3)
Avellanas (Omega-3)
Cervezas naturales sin alcohol
Levadura de cerveza (Herboristería)
Espirulina (Herboristería)
Bebida de soja natural
Tofu
Postres de soja naturales
Polen (Herboristería)

Vitaminas

Algas wakame, agar-agar, iziki etc (Las Wakame estimulan el sistema nervioso)
Naranjas
Pomelos
Limones
Mandarinas
Mango
Fresas
Aguacates (Omega-6)
Uvas con su hollejo y su semilla
Cardo mariano (Herboristería) (El mayor protector del hígado conocido)
Fruta variada y en abundancia (consumirla en ayunas)
Ensaladas de lechuga y vegetales crudos (Omega-3). Tomar a diario
Arándanos
Vegetales ricos en vitaminas:
Col
Coliflor
Brócoli
Coles de Bruselas
Calabacín
Habas
Remolacha
Berros
Canónigos
Castañas
Dátiles
Champiñón
Endibias
Espárragos
Guisantes
Pepinos
Rábanos
Zanahoria
Alcachofas

Minerales

Minerales básicos
Los primeros cuatro minerales de esta lista, no nos pueden faltar porque el cerebro, sin ellos, es incapaz de realizar sus funciones de manera lógica y equilibrada:

Cobre:

Facilita el correcto funcionamiento del sistema nervioso central. Está muy extendido en la naturaleza: en el hígado de los animales, aves de corral, moluscos, legumbres y frutos secos, frutas pasificadas, setas y champiñones. Conviene, aunque sin abusar, tomar un higadito de pollo o de conejo. Los mejillones o tellinas y las setas o los champiñones, los incorporo a los arroces o revueltos con frecuencia.

Fósforo:
Estimula y tonifica las células y la energía cerebral y nutre la mente a través del sistema nervioso, sanguíneo y muscular. Se encuentra en casi todos los alimentos: carnes, pescados y cereales, lentejas, almendras, espinaca, coliflor, manzana, hortalizas y harinas integrales, favoreciendo la lechuga su asimilación. Su carencia puede provocar insuficiencias óseas, nerviosas y depresiones.
Hierro:
Es indispensable para que el cerebro aumente su resistencia física y mental y para la producción de energía. Está en mayor proporción y se absorbe mejor de la carne, el pescado y los crustáceos y en menor proporción de los cereales integrales, lentejas, garbanzos, col, semillas de calabaza, perejil, almendras o los taninos del te y del vino. Su carencia provoca anemia, problemas de crecimiento, constipados y disminución de las defensas en general.
Magnesio:
Regula el sistema nervioso simpático y parasimpático, estimula la memoria y retrasa el envejecimiento. Se encuentra en las espinacas, avena, coliflor, mandarina, plátanos y frutos secos. Se puede hallar en el mar, en forma de sal. Su carencia se evidencia en debilitamiento, trastornos degenerativos, nerviosos y anemia. Si echas un vistazo a la entrada de mi blog acerca de la noesiterapia, verás la importancia de la regulación del simpático y el parasimpático, Yang y Yin en la Medicina Tradicional China.
Otros minerales necesarios son:
Azufre:
Ajo, cebolla, puerro, maíz, almendras, coliflor, albaricoque, fresas o huevos. Su carencia provoca vulnerabilidad frente a las infecciones, enfermedades de la piel y debilidad bronquial..
Calcio:
Abunda en el perejil, ajo, zanahorias, cereales integrales, espinacas, coliflor, uvas, cebollas, legumbres y frutos secos entre otros, El calcio favorece los fortaleza de los huesos, dientes y músculos además de favorecer las defensas. Por lo tanto cuando no se encuentra en cantidad suficiente, son estos los órganos más afectados.
Potasio:
Se encuentra en las lentejas, plátano (la fruta del deportista), naranja, ajo, tomate, coliflor y frutos secos. Previene las contracciones musculares y calambres.
Sílice:
Cereales integrales y en la piel de frutas y verduras. Su carencia causa endurecimiento de los vasos sanguíneos, arteriosclerosis, trastornos óseos, dentales y musculares así como problemas renales, cardíacos y diabetes.
Yodo:
Se encuentra en algas, ajo, cebolla, espinacas, espárragos, champiñones, arroz integral, zanahorias, cereales y puerro. Se recomienda para evitar problemas de tiroides, tendencia a congestionarse y en general una disminución de las defensas del organismo.
También son importantes la clorofila y los fermentos:
Clorofila:
Se encuentra en todas las verduras verdes o frutos y plantas que en su proceso de crecimiento hayan pasado por una fase verde. Su consumo evita las infecciones, la anemia, la debilidad cardíaca, muscular y nerviosa, así como el cansancio.
Fermentos:
Se encuentran en frutas y verduras crudas y miel. Al cocinar un producto por encima de los 50º, los fermentos se pierden. Por eso es importante la alternancia de las verduras cocidas y las ensaladas.Los fermentos favorecen la asimilación de los alimentos y su transformación. Su falta afecta a estos procesos.
Grasas no saturadas
Aceite de girasol de extracción en frío (para consumir en crudo)
Aceite de oliva virgen extra “de extracción en frío” (para cocinar y en crudo)
Pavo
Pollo
Conejo
Atún (Omega-3)
Caballa (Omega-3)
Arenque (Omega-3)
Salmón (Omega-3)
Trucha (Omega-3)
Merluza (Omega-3)
Sardinas (Omega-3)
Cereales integrales
Lentejas
Judías
Garbanzos
Entretenimientos saludables
Té verde
Copos de avena integrales
Galletas caseras o ecológicas sin conservantes ni colorantes
Higos secos
Uvas pasas
Maíz (copos, palomitas caseras)
Vinos ecológicos sin sulfitos (consumir con responsabilidad)
Melaza, miel o azúcar integral de caña (en este orden de preferencia)
Jamón serrano ibérico (criado y curado de forma natural) Grasa saturada no tóxica
Leche de almendras
Café de cereales
Agua de mineralización débil (Como la Bezoya)

NORMAS PARA HACER LA COMPRA CORRECTAMENTE
NO a las grasas hidrogenadas (estabilizantes, conservantes, colorantes). Se localizan en los aditivos identificados con la letra E. Son asesinos silenciosos.

NO a las grasas saturadas, presentes en las carnes rojas, cordero, cerdo, leche y derivados.

NO a las harinas, azúcares y cereales refinados. Consumir siempre integrales.


RADIOGRAFÍA DE LAS GRASAS HIDROGENADAS
Hay tres tipos de grasas que nuestro cuerpo utiliza para cumplir muchas funciones: las grasas mono-saturadas, las grasas saturadas y las grasas poli-saturadas.

Las grasas saturadas, o también llamadas hidrogenadas o trans, son aquellas que tienen sus átomos de carbono saturados de hidrógeno. Se presentan en estado sólido, es decir, son sólidas a temperatura ambiente y se derriten a altas temperaturas.

Cuando se consumen productos con estas grasas el hígado responde produciendo más colesterol, por lo tanto se eleva el nivel total de colesterol en la sangre y el de colesterol malo, lo que provoca obesidad, sobrepeso y riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, neurológicas, tumores, etc.

Las grasas saturadas están presentes de forma natural en alimentos de origen animal y sus derivados: las carnes rojas, la piel del pollo, la leche, los quesos duros, la manteca, la margarina, la yema de huevo y los embutidos. También en algunos alimentos de origen vegetal como la crema de cacao, el aceite de coco y el aceite de palma.

A través de procesos industriales, donde se transforman químicamente las características de las grasas mono-saturadas y poli-saturadas, podemos hacer de ellas grasas hidrogenadas, saturando sus átomos de carbono con hidrógeno. Y es allí donde radica el problema de la alimentación porque por más que el origen de la grasa sea vegetal y no saturada, en nuestro cuerpo se comporta como saturada y aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos.

La industria alimenticia emplea este tipo de grasas por su bajo coste y porque los productos con grasas hidrogenadas pueden permanecer durante más tiempo en las estanterías de los supermercados, ya que estas grasas tardan más tiempo en enranciarse.
Las grasas hidrogenadas se emplean con frecuencia en la elaboración de productos como aperitivos salados (palomitas, patatas fritas), productos precocinados (empanadillas, croquetas, canelones, pizza), bollería, galletas, harinas refinadas, cereales para desayuno y féculas industriales.

La lista de los 10 alimentos con más porcentaje de grasas trans es:

Patatas fritas (150 g): 7 gr de grasas trans
Pastel de manzana industrial (1 unidad): 6 gr de grasas trans
Bollo industrial (1 unidad): 5-6 gr de grasas trans
Hamburguesa (200 gr.): 3 gr de grasas trans
Quesito (1 unidad): 2,2-5,2 gr de grasas trans
Magdalena (1 unidad): 1-2,1 gr de grasas trans
Galletas (2 unidades): 1,3 gr de grasas trans
Margarina (1 cucharada): 0,9 gr de grasas trans
Panecillo comercial (1 unidad): 0,85 gr de grasas trans

ACEITES PRENSADOS EN FRÍO
El aceite prensado en frío es un alimento vital y terapéutico.

Un aceite prensado en frío es aquel que guarda las mismas características biológicas que tenía cuando se encontraba en su envase original: la semilla o el fruto.

En el girasol o el lino (plantas oleaginosas) el aceite se forma dentro de la semilla, en cambio en el olivo el aceite se genera en la pulpa de la fruta (aunque también en la raíz y las hojas).

La extracción de aceites prensados en frío se realiza de forma simple y artesanal. La semilla se descascara parcialmente y se limpia mediante ventilación y zarandeo para eliminar impurezas. La semilla limpia se lleva a la prensa: un extrusor a tornillo sin fin. Aquí se vigila especialmente que la temperatura generada por la presión no supere los 27°C, para asegurar la estabilidad molecular de los ácidos grasos poliinsaturados. Se evita así también la disolución de ceras y otras sustancias.

Durante varios días el aceite bruto decanta en tanques de acero inoxidable. Luego se bombea por un filtro de algodón descartable y se envasa en botellas de vidrio o envases de hojalata para evitar la oxidación del aceite por acción de la luz ultravioleta. El refinado se hace innecesario, y el aceite conserva el suave sabor, propio de la semilla de la cual proviene.

Para que el aceite prensado en frío sea sano debe, además, proceder de semillas de cultivo orgánico y éstas ser almacenadas en silos provistos de sistemas de aireación que permitan optimizar su conservación y frescura.

Por estar elaborado con materia prima orgánica debidamente certificada por organismos autorizados y por ser extraído mediante un procedimiento artesanal de rendimiento reducido, este tipo de aceites llega al consumidor con un valor diferencial.

Debemos tener en cuenta que los diversos aceites (girasol, lino, sésamo, germen de trigo, etc.) con sus propiedades individuales no son sólo aderezos para las comidas y aporte calórico, sino un alimento esencial: porque aporta nutrientes que el organismo no puede elaborar por sí mismo a partir de otras sustancias.

Estos nutrientes son la vitamina E o tocoferol y los ácidos grasos poliinsaturados. El tocoferol, por su acción contra los radicales libres es la vitamina antienvejecimiento y de la fertilidad. Se destruye en los procesos de refinado de los aceites industrializados, por lo cual debe ser restituida en su forma sintética.

Los ácidos grasos poliinsaturados se clasifican en Omega 6 y Omega 3. A los primeros los encontramos en los vegetales verdes, semillas de girasol, nueces y germen de trigo. A los Omega 3, en semillas del lino, vegetales verdes y peces de mares fríos y profundos. Aunque los dos son indispensables, se recomienda consumir dos partes de Omega 6 y una parte de Omega 3.

A partir de estos ácidos grasos poliinsaturados, el organismo elabora las postaglandinas que son células reguladoras de la secreción hormonal, procesos inflamatorios, tensión sanguínea y actividad muscular y nerviosa, los ácidos grasos poliinsaturados tienen una función reguladora del colesterol y la oxidación.

En definitiva, los aceites de presión o extracción en frío, mejoran el metabolismo general. A través de su consumo consciente, incluidos en una dieta equilibrada, podemos ayudar a mejorar trastornos en la piel y el cabello, enfermedades autoinmunes y problemas de desmielinización, entre otros, así como evitar riesgos de enfermedades cardiovasculares.

FUENTES NATURALES DE VITAMINAS

Vitamina C:

Antioxidante. Favorece la absorción del hierro.
Verduras crudas o poco cocidas y frutas.
Vitamina B:
Funcionamiento sistema nervioso, Antioxidante, funcionamiento de las glándulas suprarrenales.
Cereales integrales, legumbres, fermentados y germinados, algas, pescados.

Vitamina A:
Piel, huesos, dientes y mucosas. Defensa ante las infecciones.
Algas nori, zanahoria, calabaza y aceites de primera presión en frío.
Vitamina E:
Buena circulación sanguínea, arteriosclerosis, sistema inmunitario.
Aceites vegetales de 1ª presión en frío (especialmente el de oliva), germen de trigo, semillas de lino, cacahuete, girasol, soja, almendras, avellanas, sésamo.
Vitamina D:
Favorece la absorción del calcio.
Pescados azules (los hígados especialmente), aceites de primera presión en frío, semillas y pescados azules.
Vitamina K:
Antihemorrágica.
Vegetales de hojas verdes, coliflor, aceites vegetales 1ª presión, alfalfa.


COMBATIENDO LAS ENFERMEDADES A TRAVES DE LOS ALIMENTOS

Acidosis: Verduras, algas, umeboshi, complementos de algas en polvo.
Alergias: Aceite de onagra.
Alopecia: Algas Kelp, bígaros, germen de trigo, sésamo, almendras, levadura de cerveza.
Alzheimer: Aceite de germen de trigo (1ª presión en frío).
Anemia: Algas Dulse, algas nori, algas iziki, algas kombo, algas arame, levadura de cerveza, soja, lentejas, garbanzos, mijo, melocotones y albaricoques deshidratados, almendras, mejillones, verduras de hoja verde, fermentados, miso, hígado de cordero (mejor lechal), pavo, polen, carnes de ave, cereales integrales, .
Anticancerígenos: Té verde, miso, verduras de hoja verde y amarillas-anaranjadas, algas Kelp, bígaros, germen de trigo, sésamo, almendras, levadura de cerveza.
Arterioesclerosis: Miso.
Bocio: Algas, berros, pescados, mariscos.
Cálculos renales: Algas Kelp, bígaros, germen de trigo, sésamo, almendras, levadura de cerveza.
Cáncer de mama: Col, brécol, coliflor, coles de Bruselas y nabos.
Cetosis o acetona: Agua con azúcar, zumo de uva, coca cola.
Colesterol: Aceite de pescado de 1ª presión en frío y con Vitamina E, aceite de germen de trigo (1ª presión en frío), lecitina de soja, frutos secos, pescados azules, semillas de lino, verduras
Corazón: Pescados azules, aceite de germen de trigo (1ª presión en frío).
Degeneración neuronal: Aceite de onagra.
Deporte: Polen, avena, bebida isotónica (para 1 litro de agua: ½ cucharadita de sal, 4 cucharadas de azúcar y el zumo de medio limón), zumos de frutas.
Descalcificación: Pescado azul, hojas verdes de las verduras, brécol, perejil, berros, ortigas, repollo, grelos, diente de león, algas iziki, algas agar-agar, semillas de soja, tofu, almendras, avellanas.
Diarrea: Para 1 litro de agua: 4 cucharadas de azúcar, 1­,5 cucharaditas de sal y 1 cucharadita de bicarbonato sódico
Diabetes: Levadura de cerveza.
Dientes: Té de Ceilán, mariscos, frutos secos.
Digestión: Té, lecitina de soja, miso, jengibre.
Dolor menstrual: Aceite de onagra, algas Kelp, bígaros, germen de trigo, sésamo, almendras, levadura de cerveza.
Embarazo y lactancia: Vegetales de hojas verdes
Esclerosis múltiple: Ostras, almejas, germen de trigo, semillas, mariscos, pescados azules, cereales integrales, hígado, riñones, sesos, pollo (ricos en Zn y Co).
Estreñimiento: Pan de trigo, salvado de trigo, ciruelas pasas, higos remojados, alcachofas, semillas de lino, avena.
Fatiga: Ciruelas umeboshi (ume)
Gases: Miso, jengibre, pasiflora, piña, papaya, cilantro, comino, anís, hinojo,
Hemorragias: Alfalfa, vegetales de hojas verdes, coliflor, aceites vegetales de 1ª presión en frío.
Hígado: Sésamo, lino, mijo, champiñón, arándanos, moras, frutas con piel (de agricultura ecológica), verduras de hoja verde, cardo mariano.
Hipoacidez de estómago: Infusión de jengibre.
Hiperacidez de estómago: Zumo de patata y col crudos.
Intoxicación hepática: Ginseng, vitaminas del grupo B: moras, brócoli, kiwi, perejil, pimiento verde, germen de trigo, levadura de cerveza, cereales integrales, jalea real.
Memoria: Pipas de calabaza, piñones, semillas de sésamo.
Migrañas: Polen.
Mineralización: Diente de león, ortigas, algas marinas, cereales integrales, semillas, verduras.
Mucosidad: Nabo y rábano crudos, algas nori.
Piel: Levadura de cerveza, aceite de onagra, algas nori.
Insomnio: Polen, lechuga.
Osteoporosis: Pescado azul, soja, tofu, baños de sol
Presión arterial: Col lombarda, uvas, manzanas, fresas, rosas, arándanos, moras.
Quistes de mama: Aceite de onagra.
Radioactividad: Miso.
Retinopatía diabética: Col lombarda, uvas, manzanas, fresas, rosas, arándanos, moras.
Sequedad de mucosas: Aceite de onagra.
Sistema nervioso: Levadura de cerveza, polen.
Toxicomanías: Brócoli, coles, hojas de nabo
Tranquilizante: Algas Kelp, bígaros, germen de trigo, sésamo, almendras, levadura de cerveza.
Trombos: Arándanos, moras, frutas con piel (de agricultura ecológica), verduras de hoja verde.
Úlceras digestivas: Zumo de col.
Varices: Col lombarda, uvas, manzanas, fresas, rosas, arándanos, moras.
Vista: Algas Nori
LOS ADITIVOS: LA GRAN PLAGA DE LA ERA MODERNA
En los países de la Comunidad Económica Europea, se identifican por un código formado por la letra E seguida de 3 cifras. La primera de ellas, la de la centena, indica la función del aditivo:

1: Colorantes
2: Conservantes
3: Antioxidantes, acidulantes y reguladores del pH
4: Estabilizantes
5: Acidulantes y antiaglomerantes
6: Potenciadores del sabor
9: Edulcorantes
E1- Colorantes
Azoicos:

E102,E110, E123, E124, E154 y E155
Provocan reacciones alérgicas

Cochinilla:
E120
Peligroso mezclado con analgésicos

Azorrubina:
E122
Anemias, linfomas y tumores

Amaranto:
E123
Produce alteraciones en los cromosomas

Eritrosina:
E127
Produce hipertiroidismo y fototoxicidad

Caramelo:
E150
Provoca alteraciones sanguíneas

Negro brillante:
E151
Tóxico por la acción del calor

Colorante negro:
E153
Puede contener hidrocarburos cancerígenos

Carotenoides:
E160
Provoca intoxicaciones

Dióxido de titanio:
E171
Bloquea la respiración celular en hígado y riñones

Rojo allura: E129
Azul brillante: E133
Marrón HT: E155

Permitidos en España para colorear carnes frescas de forma fraudulenta.

E2- Conservantes

Nitritos y nitratos:

E249, E250, E251 y E252
Se transforman en nitrosaminas cancerígenas

Sulfitos:
E220, E221, E222, E223, E224, E225, E226, E227 y E228
Alergias, diarrea, urticaria, cefaleas, vómitos, inactivan la Vit B1

Ácido benzoico:
E210, E211, E212 y E213
Problemas neurológicos, asma y urticaria

Difenilo:
E230, E231, E232 y E233
Irritaciones en ojos y nariz. Complican las afecciones renales y hepáticas.

No tóxicos: Ácido sórbico y sorbatos E200, E201, E202 y E203
E3- Antioxidantes

Antioxidantes BHA y BHT:

E320 y E321
Colesterol, alergias.

Ácido cítrico:
E330
Urticaria y edemas de Quincke

Fosfatos:
E338, E339, E340 y E341
Desórdenes digestivos y descalcificación en los niños
E4- Espesantes, emulgentes y estabilizantes
Polifosfatos:

E450, E451 y E452
Descalcificaciones y cálculos renales

Ácido algínico:
E400, E401, E402, E403, E404 y E405
Reducen la disponibilidad de elementos esenciales

Emulsionantes:
E431, E432, E433, E434, E435 y E436
Pueden provocar alteraciones gástricas

Ésteres poliglicéricos:
E475
Trastornos en el aparato digestivo

Ésteres de propano:
E477
Pueden provocar cálculos renales

Derivados de la celulosa:
E460, E461, E462, E463, E464, E465 y E466
Disminuyen la asimilación de componentes esenciales.

E6- Potenciadores del sabor

Glutamatos:

E625, E626, E627, E628, E629 y E630
Escalofríos, jaquecas, espasmos musculares, palpitaciones, síndrome de restaurante chino.
E9- Edulcorantes

Polioles:

E420, E421, E953, E965, E966 y E967
Dolores abdominales, mareos, flatulencias y diarreas.

Aspartamo:
E951
Influye negativamente en los centros nerviosos que regulan el apetito y la saciedad. Es 200 veces más edulcorante que el azúcar.

Ciclamatos:
E952
Potencia el efecto cancerígeno de otras sustancias.

Sacarina:
E954
Potencia la acción cancerígena de otras sustancias. Prohibida en varios países y en otros debe acompañar la etiqueta “Puede ser peligrosa para su salud”.
Otros

Carbonatos:

E500, E501, E502, E503, E504 y E505
Pueden producir gota

Ácido glucónicos:
E574
Maduración fraudulenta de los embutidos
ALGUNOS CONCEPTOS DE INTERÉS
Un investigador checo, el doctor Bernásek, experimentó con ratas las consecuencias de una alimentación a base de harina blanca a la que se había añadido todos los nutrientes esenciales (vitaminas, minerales, lípidos y proteínas). Al cabo de un año y en algunas ratas, sólo en su descendencia, aparecía entre otros problemas una degeneración del esqueleto y de los ligamentos. Y como un año, para una rata, equivale a 30 años para el ser humano, los problemas por comer productos refinados (aceites, harinas, azúcares, cereales,…) comenzarían a aparecer al cabo de 30 años.
Por algo se dice que la belleza hasta los 30 es un regalo de la Naturaleza y a partir de ahí, cada uno tiene la cara que se merece.

La esperanza de vida ha aumentado y continúa aumentando, pero el estado de salud general no ha mejorado, por el contrario, cada vez estamos más enfermos aunque vivamos más tiempo. La inmensa mayoría piensa que sus problemas se deben a factores externos como el frío, un virus, la contaminación,… Muy pocos se cuestionan que una nutrición deficiente es la causa de todas las enfermedades. “Somos lo que comemos”. Los productos refinados o los lácteos pueden alterar nuestro medio y causarnos problemas de salud.

El profesor americano William Ellis, en su investigación sobre el consumo de lácteos, ha encontrado una relación directa entre éste y diversas alteraciones como alergias, otitis, faringitis, mucosidades, tumores,… El hombre es el único ser vivo que sigue consumiendo leche después del destete y lo peor es que lo hace de especies distintas a la suya. Nunca veremos en la naturaleza a un adulto mamando y mucho menos de hembras de otra especie.

Estamos físicamente capacitados para comer de todo sin repercusiones inmediatas, pero nos conviene una dieta más vegetariana que carnívora, rica en hidratos de carbono complejos y muy especialmente cereales y legumbres.

Investigaciones científicas recientes apuntan al hecho de que comer poco es un seguro de salud para la vejez. Cuanto más se come, más hay que metabolizar. Cuanto más se metaboliza, más radicales libres se producen. Los radicales libres son el factor más importante en el envejecimiento, en las enfermedades degenerativas y en los achaques propios de la tercera edad.


RECORDAD LAS NORMAS BÁSICAS
- Para cocinar o consumir en crudo, utilizar siempre aceites de primer prensado en frío.
- Comprar productos ecológicos, sin conservantes ni colorantes.
- Consumir suplementos de ácidos grasos esenciales.
- Llevar una dieta sana y equilibrada, en el desayuno, tentempié, almuerzo, merienda y cena.

Veréis que el valor de la cesta de la compra se ha multiplicado por tres o incluso por cuatro, pero se compensa al abstenerse de comprar otras cosas como las carnes rojas y todo tipo de “chucherías” a las que estábamos acostumbrados. Esta cocina "semi-vegetariana" no está reñida con el sabor y podemos disfrutar de una variedad de menús sugerentes, que realzarán nuestra mesa para nuestro provecho y el de nuestros invitados.
Por último, los suplementos de herboristería son bastante caros y las maltrechas economías no pueden soportar el consumo de las cantidades diarias recomendadas de todos ellos, pero se pueden combinar según las necesidades. Eso sí, durante el brote, a muerte con ellos.
Las comidas deben ser frugales, que sacien pero que no llenen. Hay que comer lo justo y es preferible hacer más ingestas dosificadas que atiborrarnos en pocas comidas diarias.
En los desayunos
Fruta en abundancia, zumo de naranja natural recién exprimido y unos suplementos básicos:
Polen (1 cucharadita)
Aceite de Onagra en perlas (2 o 3 unidades)
Lecitina de Soja (si puede ser, mezclada con germen de trigo y levadura de cerveza (1 cucharada)
Bayas de Goji (unas 20 unidades)
Jalea real (una pizquita)
A mediodía
Una tostada de pan con aceite o un puñadito de frutos secos para recargar hidratos de carbono.
Almuerzo
La dieta disociada (separación de hidratos de carbono y proteínas) es más saludable, tanto para el rendimiento en el deporte o para el quehacer diario, facilita la digestión y la eliminación, ayudando a mantener el peso ideal.
En esta comida mandan los hidratos de carbono, así que puedes combinar las verduras cocidas y crudas con los arroces y las pastas, integrales "of course", y legumbres, como las lentejas. Algún pescadito también podría entrar en rotación.
Merienda
A media tarde, si vas a hacer ejercicio, gimnasio, natación o lo que sea, es muy conveniente tomarte un platanito o una barrita energética, también unos colines integrales.
Cena
En la cena, predominan las proteínas y así combinamos las verduras cocidas y crudas. La proteina de origen animal debemos evitarla al máximo, pero si no podemos resistir a la tentación, de vez en cuando podemos tomar un pescado azul o un ave de corral.
Buscando la salud a través de los cinco sabores:
Se pueden hacer unos menús muy ricos y variados, con un montón de sabores. Yo le pongo a todos los platos un poquito de todo, porque según la Medicina Tradicional China, el corazón y el intestino grueso se estimulan con los sabores amargos, el riñón y la vejiga con los salados, el hígado y la vesícula biliar con los ácidos, el pulmón y el intestino delgado con los picantes y el bazo, el páncreas y el estómago con los dulces. Es la teoría de las cinco energías elementales que estoy estudiando ahora en mi curso de MTC y que estoy aplicando también a la alimentación.A las sopas y guisos les añades, por ejemplo, un poquito de limón, de canela, de jengibre, de sal o de cúrcuma y tienes una gran fuente de salud en un cada plato.

CONCLUSIÓN

A modo de conclusión, extraigo un pequeño extracto del libro “El equilibrio a través de la alimentación”, de Olga Cuevas Fernández, licenciada en ciencias químicas y doctora en bioquímica, especialista en nutrición y salud, naturopatía y filosofía oriental, que resume, en pocas palabras, el secreto de la salud y el bienestar.
Nuestro cuerpo se divide en tres: cuerpo físico, cuerpo emotivo y cuerpo mental y están íntimamente relacionados. Cuando aparece un desequilibrio, la mejor manera de solucionarlo es actuando sobre el cuerpo físico. Para tener un buen equilibrio emotivo y mental, el físico tiene que estar en orden.
Para actuar el físico en forma, podemos utilizar el ejercicio físico inteligente, la respiración consciente y la comida racional (poca, sana y bien digerida).
Para poner el emotivo en forma, lo primero sería cuidar el físico y luego proporcionarle estímulos adecuados: vida sin estrés, dejarse fluir, practicar la empatía, no hacer las cosas de una manera forzada, utilizar y comprender el lenguaje no verbal, comunicarnos con los que nos rodean desde las afinidades, recurrir a técnicas artísticas creativas como la música, el teatro,… Nuestro cerebro emotivo no entiende las palabras, por eso tenemos que comunicarnos con él mediante el lenguaje artístico.
Para poner el mental en forma, lo primero sería cuidar el físico y el emotivo y luego proporcionarle serenidad y lucidez mediante prácticas de relajación mental y meditación, tomando conciencia de los cambios y permaneciendo flexibles ante la vida.

La intuición nos lleva a armonizar los tres cuerpos: físico, emotivo y mental. Cuando los tres cuerpos se armonizan, ya no tenemos que preocuparnos de nada, se desea lo que se necesita y se tiene intuición e inteligencia para conseguirlo.
Realmente, si nuestra intuición está funcionando adecuadamente, seremos capaces de evitar los extremos que conducen a la enfermedad. Esta capacidad intuitiva es algo innato en todos, pero disminuye o se pierde por una alimentación y un pensamiento conceptual impropios.

BIBLIOGRAFÍA

A continuación cito los libros cuya lectura me ha encaminado en busca de la salud y por qué no, de la curación, a través de la nutrición y de un enfoque más espiritual de la vida.
Esclerosis Múltiple
“Su tratamiento según una visión física, psicológica y espiritual”

Dr. Pablo de la Iglesia
(Ediciones Obelisco)

El Dr. Pablo de la Iglesia, enfermo de EM, presenta la terapia inmunoestimulante, una de las alternativas terapéuticas más eficaces para el tratamiento de esta enfermedad que consiste en diversas estrategias basadas en recursos naturales, que le brindarán enormes beneficios sin efectos indeseables.



El equilibrio a través de la alimentación
“Sentido común, ciencia y filosofía oriental”

Olga Cuevas Fernández

Licenciada en Ciencias Químicas y doctora en Bioquímica, especialista en nutrición y salud, naturopatía y filosofía oriental, Olga Cuevas pone respetuosamente su sabiduría al servicio de la naturaleza e invita a recuperar, con sentido común, la armonía de ésta con el ser humano, a través de esa actividad tan natural por humana y tan gozosa, también por humana, que es la alimentación.





13 comentarios:

  1. Me encanta tu blog, lo he encontrado buscando desesperada algún consejo o palabra de consuelo...A mi mejor amiga le ha dado un segundo brote después de 3 años y algo sin noticias de la EM. Ha sido un jarro de agua fría para todos,pensábamos que la enfermedad se había olvidado de ella.Está muy bien y después del tratamiento de choque los síntomas (visión,pérdida de equilibrio...) han remitido casi por completo.
    Me ha encantado el resumen sobre nutrición que has hecho y ahora mismo me voy al herbolario a comprar todo lo que le pueda ayudar a estar algo mejor.
    Me parece admirable tu forma de enfrentarte a todo esto y tengo que darte las gracias por escribir este blog porque empecé a leerlo con lágrimas en los ojos y ahora me despido de ti muy positiva y con muchas ganas de hacer lo que esté en mi mano para ayudar a mi amiga Marga.
    Mucha suerte y muchas gracias. Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog, lo he encontrado buscando desesperada algún consejo o palabra de consuelo...A mi mejor amiga le ha dado un segundo brote después de 3 años y algo sin noticias de la EM. Ha sido un jarro de agua fría para todos,pensábamos que la enfermedad se había olvidado de ella.Está muy bien y después del tratamiento de choque los síntomas (visión,pérdida de equilibrio...) han remitido casi por completo.
    Me ha encantado el resumen sobre nutrición que has hecho y ahora mismo me voy al herbolario a comprar todo lo que le pueda ayudar a estar algo mejor.
    Me parece admirable tu forma de enfrentarte a todo esto y tengo que darte las gracias por escribir este blog porque empecé a leerlo con lágrimas en los ojos y ahora me despido de ti muy positiva y con muchas ganas de hacer lo que esté en mi mano para ayudar a mi amiga Marga.
    Mucha suerte y muchas gracias. Carmen

    ResponderEliminar
  3. Como alguien que ha investigado mucho el tema de la nutricion y de la.EM recomiendo también evitar el gluten y consumir aceite coco. El gluten esta ligado a muchos problemas de salud.y no hay que ser celíaco para ello, al igual que con los lacteos la gran mayoria de adultos no tolera bien.el trigo de hoy en dia que tan geneticamente modificado esta (antes 8 cromosomas, ahora 22).

    Tambien merece la pena investigar los beneficoos del acido caprilico y las cadenas medias de grasas que tiene el aceite de coco.

    Saludos,
    Zjac020@yahoo.com

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por darnos ánimos al compartirnos toda esa valiosa información escrita en tu blog a quienes hemos sido diagnosticados con EM .
    ¡Felicidades y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Tenia el presentimiento de que este acontecimiento en mi vida la EM, la habria provocado un cambio de habito y forma de vida, y veo que no me equivoco.

    Luego de cinco años de matrimonio me separe y elegi iniciar na vida sana, llena de amor, equilibrio emotivo, sin estres, solo en funcion de logros junto a mi pequeña hija, con resultados muy exitosos para mi y para ella, maravilloso episodio en mi vida durante diez años.

    Sin embargo mi afan de ayudar a otros, conoci un hombre separado con dos hijos, esperando que pudiese tener suerte a mi lado, por mi forma de vida, me llevo a iniciar una relacion muy complicada. A partir de ahi, mi vida emocional empezo a tener tropiezos, el ponerme en el lugar del otro, se transformo en postergar a mi hija y mis deseos, en no hacer las cosas por intuicion como antes, sino por una razon impuesta, el estres me comenzo a deteriorar fisica y mentalmente, para luego convertirse en la EM.

    Estoy muy convencida sobre el Relato de Olga Cuevas Fernandez, yo practique esa vida sana, la intuicion, la entrega de amor y comprension, mucha empatia, durante 10 años, donde mi hija y yo no tuvimos enfermedades de ningun tipo y estabamos rodeadas de personas muy nobles y bondadosas.

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo. Antes de nada gracias por el blog y por este post en concreto. Te he encontrado por casualidad después de que a mi madre le recomendaran el aceite de onagra y la lecitina de soja para mi esclerosis querida... (jaja). Hace quatro años que convivo con ella. Desde hace tres trabajo mi cuerpo mental y en menor medida el emocional. Esto es lo que por mi experiencia me ha llevado a la estabilidad que ahora mismo disfruto. Sin embargo llevo tiempo pensando que debo hacer cambios radicales para el cuidado de mi cuerpo físico. Me parece increíblemente bueno lo que explicas aquí. Has reunido una cantidad de información que no sé cuanto hubiera tardado yo en encontrar... Muchas gracias y a continuar. Yo también creo que la sanación es posible (otra cosa es que la consigamos) y que hay que ir más allá de lo que la medicina convencional nos explica. Saludos!

    ResponderEliminar
  7. En lo referente a los precios de los suplementos alimentarios que venden en las herboristerías y webs de España, tengo que decir que es un abuso, por no decir un robo a mano armada. Vivimos en un país de ladrones y mafiosos (como en estos últimos años se puede comprobar) donde no les importa la salud de las personas, solamente su beneficio económico. En mi época de paciente de otra enfermedad me tuve que buscar la vida por las páginas web de Estados Unidos e Inglaterra, donde, aun pagando unos gastos de envío algo elevados debido a la distancia y cantidad pedida, valía la pena hacer el pedido de los suplementos, llegándote a ahorrar hasta un 60 o 70% del importe con gastos de envío incluídos. Ah, y si no encuentras de la marca que te dice el terapeuta, el genjibre, el romero o la ashwagandha es en todas las marcas la misma planta. Eso sí, hay que ver cantidades y otros ingredientes, pero vale la pena el esfuerzo. Mucha suerte!!

    ResponderEliminar
  8. Hola me encanto tu post!. Me es de mucha ayuda. Que pensas de la uña de gato. Es bueno o malo x q en internet hay dos visiones como la spirulina que activan el sistema inmune que se intenta proteger. Gracias. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo. Yo sostengo la teoría de que las autoinmunes son el resultado de un marketing que pretende hacernos culpables de la enfermedad para salvaguardar el gran negocio de las compañías farmacéuticas, que tienen como aliadas a otras muchas multinacionales de los sectores químicos, de alimentación, etc, que nos inundan de tóxicos que ingerimos, inhalamos, transpiramos,..., cada día de nuestra vida. Por tanto, estoy de acuerdo en fortalecer el sistema inmunológico en lugar de modularlo o suprimirlo. Yo no consumo uña de gato, pero sí otros productos como astrágalo, polen, lecitina de soja, germen de trigo o levadura de cerveza. La espirulina la tomé durante los brotes, así como otros muchos compuestos, pero luego seleccioné aquéllos que me parecieron intuitivamente más adecuados.
      Aquí se genera un debate para el que padece esclerosis múltiple y es seguir un tratamiento farmacológico inmunomodulador o inmunosupresor o hacer todo lo contrario que es dejar la medicación y fortalecer la inmunidad con productos naturales. Si esto lo acompañas con una alimentación sin pesticidas y una buena limpieza de tóxicos en el hogar, además de llevar unos hábitos de vida saludables (actividad física e intelectual), la recuperación puede ser posible. Yo opté por esta opción y parece que en mi caso acerté de pleno. Buena suerte Ricardo. Saludos.

      Eliminar
  9. Hola Pablo, en primer lugar muchas gracias por tu ayuda al escribir este blog. Sólo te quería instar a que si te apetece busques sobre el cannabis como regenerador de mielina. Añadir que también puedes buscar el testimonio de Joan Alai, un chico que dice haberse curado de esclerosis múltiple en un vídeo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Pablo: lo primero y más importante GRACIAS por este blog, tengo EM desde hace ya 18 años y medio y estoy totalmente de acuerdo en todo lo que indicas en este post. Realmente "somos lo que comemos" y más con esta, nuestra acompañante.

    ResponderEliminar
  11. Me gustaría saber qué opinas del consumo de cápsulas de curcuma, de coenzima q10 y del ginkgo biloba. Llevo pocos meses tomando esto y con dieta libre de lácteos carne roja azúcar y ha sido muy leve la mejoría. No puedo caminar y nunca me han puesto tratamiento inmundo supresor. Me dicen que tengo la forma primaria progresiva. Consumo omega 3 también y vitaminas b. C. D.e.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, la cúrcuma se presenta como un potente antiiinflamatorio además de ser un eficaz inmunomodulador por su contenido en polisacáridos denominados “ukonan” de actividad inmunológica. Yo uso cúrcuma y curry en prácticamente todos los guisos y caldos. Es preferible añadir una cucharadita al final de la cocción para no perder las propiedades de los curcuminoides. Además de ser beneficiosa para la EM, es beneficiosa para otras muchas patologías(hígado, corazón, estómago, aparato respiratorio, depresión, etc) por lo que matas dos pájaros de un tiro.
      Respecto a la coenzima Q10 y el gingkgo biloba, poco te puedo comentar pues no lo he tomado como suplemento. Sé que la coenzima Q10 está presente en mi dieta porque es un componente de los aceites vegetales, por lo que te aconsejo que tomes en ayunas aceite de onagra y aceite de oliva ecológico de primera presión en frío. Éste último puedes tomarlo con unas gotas de limón para que sea más digestible y su acción sea más rápida. A lo largo del día puedes añadir otros aceites a tus platos como aceite de girasol ecológico de primera presión en frío para tostadas o aliño de ensaladas y así tienes una fuente asegurada de coenzima Q10. Yo llevo años haciendo esto todas las mañanas y constituye además una limpieza diaria hepática e intestinal.
      Como suplemento, personalmente prefiero el astrágalo chino que el ginkgo biloba. Llevo unos años tomándolo junto al polen, la lecitina de soja, el germen de trigo, la levadura de cerveza y la espirulina, formando todo un gran conjunto inmunomodulador. En internet puedes encontrar mucha información sobre el astrágalo que es una raíz “estrella” dentro de la medicina tradicional china.
      Yo haría más hincapié en la alimentación sustituyendo todos los refinados por productos integrales, procurando ser lo más vegetariano o vegano posible y atendiendo fundamentalmente al origen ecológico de las frutas y verduras que consumas. El sello ecológico no es suficiente. Es necesario comprar a agricultores de confianza directamente en el campo o a través de asociaciones de consumo que cada vez están más extendidas en nuestro país.
      Un saludo y espero que tengas una rápida mejoría.

      Eliminar